Gestión del Tiempo

Aumentar-productividad-tiempo

“Que largo se me va a hacer esta presentación” o “¡Se me ha pasado volando!” En este post hablamos de LA GESTIÓN DEL TIEMPO

Una presentación, por mucho tiempo que lleve uno realizando presentaciones comporta unos nervios y una tensión por hacerlo bien. Encima del escenario es posible que disfrutemos de lo que estemos haciendo y que el tiempo se nos pase volando o que se nos haga eterna.

Esto puede ser por lo preparada que lleve uno lo que va a decir y como se la haya trabajado.

Este trabajo viene desde una parte personal (el como gestionar los nervios y desde la parte profesional (como se ha trabajado uno el tema y tener mas información sobre el evento)

Del como trabajarse a uno mismo hablaremos en futuros artículos.

En este post vamos a hablar de cómo  trabajarnos una presentación mediante la gestión del tiempo.

Cuando uno va a realizar una presentación…

Debe de tener en cuenta el tiempo que tiene en la misma y cuantas presentaciones, además de la suya, se van a exponer. Esto es importante para, una vez nos estamos preparando nuestra presentación en casa o en la oficina, concentrar o alargar la información que vamos a transmitir.

Si realizamos una presentación con Power Point, por ejemplo, nos condicionará el número de diapositivas que podemos insertar. Se calcula una diapositiva por minuto. Si que es cierto que esto es relativo, ya que no es determinante. Puedes poner diapositivas que las tengas un buen rato en la pantalla o que las pases rápidamente, todo dependiendo de la información que estés dando al respecto.

Hablando desde la experiencia…

He vivido casos en los eventos donde a los primeros ponentes se les dejaba que se alargasen en sus presentaciones al ser los primero en exponer y que eso repercutía negativamente en los ponentes siguientes ya que, por el tiempo que estaba estipulado, el moderador o la organización, les obligaban a acortar sus presentaciones.

En mi opinión, una cosa muy injusta ya que, los ponentes siguientes, se merecen, como mínimo, el tiempo que ya tenían estipulado.

Como conclusión final, y más importante, regirse al tiempo que uno tiene estipulado en su presentación, tanto por respeto y profesionalidad de uno mismo (eso significará que te has trabajado previamente muy bien la presentación) y segundo por respeto a los demás ponentes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *